A Day To Remember

Detalles

When:
Fri 3/27

Bio

Durante los últimos años, cada uno de los lanzamientos de A Day To Remember llegó a encabezar las listas de Indie Rock y Rock Alternativo de la prestigiosa Billboard. Además, la banda vendió más de un millón de álbumes y superó las 400 millones de reproducciones en Spotify y 500 millones de reproducciones en YouTube. Dos de sus álbumes recibieron certificados de oro y un platino en el Reino Unido. Vendieron giras alrededor de todo el continente, incluyendo el Self Help Festival, un festival organizado por ellos mismos, y así, lograron atraer a millones de fanáticos de todas partes del mundo. Por todo lo anterior, es comprensible que la Rolling Stone los denomine “Artista que Debes Conocer”. Es evidente que el proceso creativo del grupo venía dando resultados fantásticos.

Sin embargo, para el siguiente lanzamiento Bad Vibrations, el quinteto oriundo de Ocala, Florida conformado por el cantante Jeremy McKinnon, los guitarristas Kevin Skaff y Neil Westfall, el bajista Joshua Woodard y el baterista Alex Shelnutt, tuvo la valentía de tomar otro camino completamente distinto y desconocido.

El proceso de creación de este disco fue menos riguroso y contó con varias colaboraciones; además, por primera vez pusieron la producción en manos de Bill Stevenson (The Descendents y Black Flag) y Jason Livermore (Rise Against y NOFX). Y aunque el álbum se lanzó con su propia discográfica ADTR Records (al igual que otro álbum anterior Common Courtesy), dejaron la distribución en manos de Epitaph. También, por primera vez tuvieron el honor de trabajar con el ingeniero de sonido y productor ganador de un Grammy, Andy Wallace (quien también trabajó con las bandas Foo Fighters y Slayer).

“El proceso de creación de este álbum fue completamente diferente en cuanto a la manera de componer, grabar y recopilar a la que estábamos acostumbrados”, dice el cantante Jeremy McKinnon. “Fue una de las mejores experiencias en toda nuestra carrera.

Alquilamos una cabaña en las montañas de Colorado y a diferencia de los últimos tres discos, compusimos las canciones entre los cinco. Dejamos que todo fluya de manera natural. Fue una experiencia que cambió para siempre nuestra manera de hacer música. Y trabajar con Bill fue realmente maravilloso. Al principio no lo entendíamos bien, y creo que por eso inconscientemente nos esforzábamos para impresionarlo. Nos exprimió de tal manera que en este álbum dejamos todo nuestro potencial.”

Bad Vibrations se grabó en el estudio Blasting Room Studios en Fort Collins. El disco canaliza de manera magistral la energía que A Day To Remermber encontró recientemente, y la revista Alternative Press los consagró “The Best Live Band Of 2015′′. La banda renunció a la producción digital y se enfocó en grabar sus canciones en vivo. “Hoy en día, casi toda la música utiliza la producción digital”, reconoce McKinnon, “eso no es algo necesariamente malo, pero nosotros quisimos diferenciarnos y crear algo agresivo pero que al mismo tiempo fluya naturalmente”.

La pasión y la fuerte carga emocional que transmite Bad Vibrations, evidencia que A Day To Remember está en su mejor momento. “Cuando escribo me siento como un niño gritando”, confiesa McKinnon entre risas. “Libero todas mis frustraciones y al mismo tiempo intento buscar una salida. Parece como si estuviera aconsejando a otro, aunque creo que estoy intentando consolarme a mí mismo”.

En este álbum que inevitablemente nos lleva a hacer una especie de catarsis, la banda abarca la hipocresía y el engaño (en el glorioso ‘Same About You’), expone la naturaleza destructiva del comportamiento crítico (en ‘Justified’, una armonía deslumbrante), habla acerca de la adicción (en el oscuro y profundo ‘Reassemble’), y de amistades intoxicadas por un ego descontrolado (en ‘Bullfight’ donde se puede oír un coro típico del punk que introduce un rock metalcore).

‘Paranoia’, una de las joyas de Bad Vibrations, fusiona tempos discontinuos y riffs arrasadores. “En un principio, la canción era una broma acerca de alguien paranoico, pero luego Neil, Kevin y yo comenzamos a intercambiar ideas para la letra, algo que nunca antes habíamos hecho”, recuerda McKinnon. “Terminamos relatando una situación en la que el protagonista habla con su psiquiatra, el pre-coro vendría a ser la respuesta del psiquiatra, y luego el otro coro es la paranoia personificada. A partir de las distintas ideas que fueron surgiendo terminamos armando esta gran historia”.

En ‘Naivety’, la banda muestra una faceta melancólica que refleja perfectamente el humor agridulce y la melodía pop del tema. “La canción describe el camino de cuando uno está creciendo y comienza a ver el mundo desde otra perspectiva, y de pronto todo pierde la magia y el encanto que parecía tener y uno comienza a extrañar esa inocencia”.

Por último, McKinnon asegura que el proceso de creación de este disco fue para la banda como un renacer. “Al salir de la zona de confort y trabajar con mayor libertad, terminamos creando algo grandioso para todos y no vemos la hora de salir a presentarlo”, dice McKinnon entusiasmado. “Creo que la razón de por qué las personas se sienten conectados con nuestra música es en gran medida porque se ven reflejados en las emociones que exteriorizamos. Y aunque la mayoría de las canciones son un descargo más bien personal, quienes estén atravesando un momento similar se sentirán identificados. Y justamente esa es la idea principal de A Day To Remember”.