Masego

Detalles

When:
Sun 3/29

Bio

Masego es un saxofonista, cantautor, rapero, comediante y productor – un talento único en el mundo que no deja de sorprender en el entorno artístico. Inspirado por el legendario Cab Calloway, a quien considera su guía espiritual y apadrinado por DJ Jazzy Jeff, Masego revolucionó la escena del R&B, el hip hop y la música dance, a la par de sus contemporáneos Chance The Rapper, SZA, Goldlink y Smino. El 2018 resultó ser un gran año para Masego, gracias al lanzamiento de su primer álbum de estudio titulado Lady Lady, la culminación de años de trabajo y viajes por mundo; además, refleja la explotación de su talento tan distintivo.

Su presencia es inconfundible por sus casi dos metros de altura, el saxo dorado que brilla alrededor de su cuello, su estilo particular y un tatuaje en los nudillos que lee J-A-Z-Z. Lady Lady demuestra sus múltiples facetas: es gracioso y posee un carisma especial, unos ojos grandes y cautivadores, un aire misterioso y muy buena onda. La canción del título del álbum lo presenta como un galán del jazz al estilo de D'Angelo. En las otras canciones se puede oír una marcada influencia del trap, de estilos caribeños, del piano eléctrico típico del funk y de matices más sombríos. En más de una oportunidad contó con la colaboración del productor Sounwave de Top Dawg Entertainment, quien le aportó energía y vitalidad al álbum.

Masego vivió una infancia nómada, yendo de un lado a otro con su padre jamaiquino, quien trabajó en la fuerza aérea, y su madre estadounidense. Ambos eran pastores y viajaban mucho hasta que finalmente decidió instalarse en Virginia para cursar la secundaria. Descubrió su pasión por la música en la iglesia y su crianza fue bastante estricta. “Tenía prohibido escuchar hip-hop”. Cuando cumplió ocho años, quedó fascinado por un baterista del coro de la iglesia y comenzó a aprender por su cuenta. “Todo lo que sé lo aprendí a través de YouTube”, confiesa. También allí aprendió a tocar el piano y el saxo.

El talento de Masego floreció en la universidad. En solo unos pocos meses logró aprender lo que a la mayoría les lleva años. Construyó su reputación en base a los shows que hacía en noches de micrófono abierto. Luego, descubrió en YouTube el pedal loop, se compró uno y comenzó a componer su propia música en el dormitorio de la universidad. “Inventaba canciones que no tenían mucho sentido”, recuerda Masego. “Las presentaba en competencias de talento y siempre perdía”. A partir de estas experiencias, Masego se empezó a sentir más cómodo en un papel secundario, detrás de los instrumentos. Hasta que vio a uno de sus compañeros cantando en un micrófono abierto sus temas originales y enloqueció al ver las reacciones de las mujeres del bar.

“Me di cuenta de que me estaba perdiendo de algo, así que me animé a cantar de nuevo”, confiesa.

Enfocándose nuevamente en su trabajo, en crear una canción de la nada, Masego empezó a componer melodías en su saxo y a rapear.

En la universidad, descubrió la música que le habían prohibido escuchar de niño como Outkast, Kanye, Lupe Fiasco, de quienes aprendió mucho. Además, desenterró su pasión por las mujeres. Se enamoró, pero salió lastimado. “Aun estoy sanando esa herida”, confiesa Masego. “Las primeras canciones que compuse en la universidad surgen de esa ruptura”. Formó una banda e inventó un género nuevo 'Trap House Jazz’. Cuando una de sus creaciones 'Girls That Dance’ se volvió viral en Soundcloud, llegó a los oídos de DJ Jazzy Jeff. “Recibí unos tweets donde decían que Jazzy Jeff estaba reproduciendo mi pista en Ámsterdam. Inmediatamente lo contacté por Twitter y me respondió por mensaje privado invitándome a su casa”, recuerda Masego, “desde entonces se convirtió en mi padrino”.

Gracias a Jeff, Masego debutó en las grandes ligas y se rodeó de productores de la talla de Young Guru, Jill Scott y Will Smith. “No salía de mi asombro. Soy un nerd de la música. Me encantaba oírlos hablar de su trabajo. Intenté aprender y absorber todo lo que pude”. En ese momento, observaba de cerca a Pharrell Williams, Frank Ocean, Childish Gambino y Tyler, The Creator a quienes admiraba por la creatividad y autenticidad con la que formaban su propio camino, algo que tanto deseaba.

En Los Ángeles, Masego continuó rodeándose de la mejor compañía. Tras haber compartido momentos con gigantes del ambiente como Kendrick Lamar, Flying Lotus, Thundercat, J Cole y Rapsody, por mencionar algunos, se encontró con una nueva realidad que ya no estaba fuera de su alcance. “Tuve la posibilidad de interactuar con todos mis ídolos”, dice orgulloso. De regreso a Virginia, visitó DC donde se reunió con el rapero GoldLink. Se hicieron muy amigos y según Masego, fue quien lo ayudó a mantener los pies en la tierra. “He visto sus conciertos, presencié su transformación, de ser conocido localmente a ser un número uno. Es un gran ejemplo para mí, me enseñó mucho”, explica Masego.

Principalmente, Lady Lady habla de sus experiencias con mujeres y de cómo lo ayudaron a conocerse. “Después de un encuentro con una mujer, ya sea una simple conversación, una relación o una noche de placer me pregunto si fue motivador, si dolió, si aprendí algo, si me quedé confundido”. Además de las mujeres, la otra gran pasión de Masego es sin duda la música. Aprovecha los momentos donde se siente aburrido, “Ahí es cuando surge la creatividad”, dice Masego. Rodearse de buenas personas es otra de las cuestiones más importantes de su vida.