Troye Sivan

Detalles

Added By

34 Fans

Bio

Cuando Troye Sivan comenzó a trabajar el álbum Bloom, no sintió los nervios típicos que genera el segundo álbum de estudio. No se sintió presionado por las expectativas de los demás. No tenía problema en no representar la imagen perfecta, seguir las consignas al pie de la letra, o lograr algo increíblemente exitoso. "Mi objetivo", confiesa, "era hacer una especie de declaración de amor. Quería transmitir estas emociones tan potentes que vengo sintiendo de amor hacia los demás, felicidad, autoestima y amor propio. Quería hacerlo como un agradecimiento a este momento de mi vida y a mi relación actual".

Sin dudas Sivan, con tan solo 23 años, está en un momento increíble de su vida: es un gran compositor con una voz angelical, un multifacético que puede actuar, desfilar y dirigir con un estilo sencillo y natural; es un hombre inexorablemente unido al arte - cuanto más acepta esta verdad, mejor es la música que nos regala. La verdad es que Bloom es un trabajo íntimo y dulce, y además, muy acertadamente nombrado ya que a partir de su creación, floreció algo increíble. El álbum es una mezcla embriagadora del pop sintético de los '80, con una producción moderna y bien definida, con baladas interminables y a su vez, un ritmo alegre y bailable.

Sivan fue muy meticuloso a la hora de poner en práctica su idea: primero, compuso junto a colaboradores de gran confianza Bram Inscore, Allie X y Leland; luego le acercó el resultado al productor Ariel Rechtshaid (HAIM, Usher, Kelela); el siguiente paso, fue llevar el material hasta Suecia y dejarlo en las manos del equipo MXM de Max Martin. "Quería asegurarme de que la música tenga una identidad bien definida", aclara Sivan. "Luego, salí a explorar, a buscar inspiración en la música de otros y en el mundo que me rodea". Recorrió un panorama musical muy amplio - de Madonna a This Mortal Coil, de Phil Collins a The Replacements, de Drake a Sky Ferreira - y de toda esta inspiración surgió un sonido único, muy personal, aunque lo suficientemente amplio para abarcar el ritmo tan liberador de "My My My!", el rock épico de "Animal", y el acogedor dúo junto a Ariana Grande "Dance to This", que relata la preferencia de Sivan y su pareja, de quedarse en la cocina besándose en vez de ir a una fiesta. Esta transparencia es característica de Bloom y queda en evidencia desde un primer momento con "Seventeen", que recuerda una triste experiencia que tuvo Sivan cuando era menor de edad con un hombre mayor que conoció en una plataforma de citas. Luego, suena el inmejorable "The Good Side", una posdata de la primer relación amorosa importante del artista, un tema recurrente en su álbum debut del 2015, Blue Neighbourhood: "Tengo tu mejor faceta/La dejé volar libre/ Todos bailaban al son de tus latidos/Todos cantaban mientras tu corazón se hacía pedazos". Por otro lado, "Bloom", es un tema más optimista que celebra a los valientes que le entregan su corazón a otra persona. El tema "Postcard" (featuring Gordi) habla de perdonar los defectos de quienes amamos. "What a Heavenly Way to Die" se inspiró en el tema de The Smiths "There Is a Light That Never Goes Out", cuando Sivan y su novio lo oyeron en un viaje, se pudo imaginar junto a él 30 años más tarde. Sivan, oriundo de Sudáfrica aunque vivió gran parte de su vida en Australia, le contó a su familia que era homosexual a los 14 años, y recuerda "Lo único que entristeció a mis padres, fue que no se los haya contado antes, que lo haya sufrido solo durante tanto tiempo".

Creció en una comunidad judía muy unida en Perth y era conocido por hacer llorar de la emoción a las abuelas con sus increíbles cantos en la sinagoga. Solía participar en shows de talento y en eventos televisivos caritativos, pero estas actuaciones eran solo el principio de algo inimaginable: "Crear cosas fue y es el motor de mi vida". Para el 2012, ya había lanzado por su cuenta un EP realmente prometedor y se convirtió en una personalidad reconocida de YouTube. Vale aclarar que a esa altura, ya había filmado algunas películas. "Fue increíble pasar de recibir mierda de los demás por ser gay en el colegio, a ser uno de los actores de X-Men Orígenes: Wolverine", dice. "Estoy infinitamente agradecido al arte por ayudarme a encontrar un lugar en el mundo".

A los 18 años, a punto de firmar su primer contrato con una discográfica, Sivan confesó su inclinación sexual públicamente por YouTube. El hecho de que nunca consideró esconder su verdadera identidad, de ni siquiera esperar hasta cerrar su primer contrato, dice mucho de él como persona. "Tal vez tenga algo que ver con el judaísmo, pero mi papa siempre me enseño a estar orgulloso de mí mismo", explica Sivan. "¿Acaso tengo otra alternativa? Debo darle prioridad a estas cuestiones de mi vida primero y aceptar las consecuencias, sean lo que sean". Las consecuencias fueron las siguientes: firmó contratos con los sellos discográficos EMI y Capitol, lanzó dos EPs que se posicionaron quintos entre los Billboard 200, ganó un lugar entre los 25 Adolescentes Más Influyentes según la revista Time, lanzó y protagonizó una trilogía de videos musicales revolucionarios acerca del amor homosexual, ganó un premio GLAAD en la categoría Músico Destacado y consiguió el reconocimiento internacional tras el lanzamiento su fascinante álbum debut Blue Neighbourhood. Actualmente, cuando oye ese primer disco, Sival recuerda una época cursi. En ese entonces, se sentía más inseguro, inestable, tenía una relación deteriorada y se esforzaba mucho por no sonar "demasiado pop". Por suerte, todo eso cambió.

Actualmente es feliz, vive en su propia casa en Los Ángeles y disfruta el día a día de su fama en ascenso, aunque por supuesto a veces se quiebra. Tuvo un momento revelador mientras filmaban el video de "Bloom": "Estaba entusiasmado", recuerda, "tenía el maquillaje perfecto, un vestido hermoso y unas plataformas, pero cuando me vi en el espejo, mi corazón se paralizó, no pude evitar pensar 'Bueno. Ahí está esa persona a la que tanto miedo le tuve'". El video, sin embargo, fue un gran éxito, alcanzó cerca de un millón de reproducciones por día. Esto demuestra una cuestión central del álbum Bloom: cada letra y cada sonido proviene de la vida y las experiencias de Sivan, pero estas canciones son tan generosas que pueden contener a multitudes. Hablan del crecimiento, de aprender del pasado y de encontrar un amor que te inspire a ser mejor persona cada día. Son las canciones que querrás bailar en tu propio casamiento y, si tienes suerte, revivirlas con tu pareja unas décadas más tarde.