Two Door Cinema Club

Detalles

Added By

183 Fans

Sat 4/01
7:15pm-8:30pm

Main Stage 1

Bio

Gameshow 2016

Algunas bandas caen en abismos. Otras se lanzan de cabeza a ellos. Otras ven como de a poco éstos las rodean, y solo las mejores, logran sobrevivir.

Éste último, es el caso de Two Door Cinema Club, una de las bandas de pop alternativo más novedosas y exitosas de la última década. Son un sueño hecho realidad gracias a sus seguidores; tres amigos de la escuela Bangor Grammar School en County Down - el cantante Alex Trimble, el guitarrista Sam Halliday, y el bajista Kevin Baird - con tan solo 17 años, formaron una banda en el 2008 inspirada por los radicales cambios en el indie rock de Foals and The Maccabees, pero con una giro melódico propio. Solamente la valiente discográfica francesa Kitsune quiso firmar un contrato con ellos y difundirlos en los medios, donde obtuvieron tanta atención como la que recibe un vagabundo tocando en la calle el tema "Yesterday". Sin embargo, descartando la posibilidad de hacer una carrera universitaria, se lanzaron a una vida de permanentes giras y hambre de éxito.

Con el paso del tiempo, fueron creciendo. Construyeron una relación virtual con sus fanáticos y se tomaron el tiempo de conocerlos después de cada presentación, crearon un grupo de seguidores apasionados que se identificaban como "The Basement People". En el año 2009, concentraron todos sus esfuerzos para presentarle al mundo su EP "Four Words To Stand On", extendiendo la popularidad de Two Door Cinema Club alrededor de todo el mundo. La aprobación por parte de la cadena BBC al incluirlos entre los Sounds of 2010 apenas demuestra el gran impacto que estaban logrando, aunque mayormente pasaban desapercibidos, a pesar de ser la cuarta banda con más giras mundiales durante el año 2010. El álbum debut de ese año, "Tourist History", se grabó en los Eastcote Studios de Londres con el productor Eliot James. Incluye las increíbles melodías, aunque rechazadas por las radios, 'Something Good Can Work', 'Undercover Martyn' y 'What You Know'. Luego de apenas seis meses, la banda ya había agotado las entradas para sus shows en Shepherd's Bush Empire por segunda vez antes de que las gigantescas cantidades de fanáticos, 30,000 por espectáculo, trepando, agitando y cantando cada palabra de cada canción, obligaran a los medios a despertarse y reconocer la Cinemanía.

"Es la mejor manera de dar un paso adelante", dice Sam, "cuando el éxito viene directamente del público, en vez de venir de los medios masivos decidiendo por ellos qué es lo que les debe gustar. Todo cambió cuando tocamos en el Shepherds Bush Empire y la radio pensó 'aguarden un segundo, nosotros no les dijimos que les guste esto, probablemente debemos empezar a involucrarnos y ver de qué se trata'."

"Ese recuerdo me hace sentir muy bien", coincide Alex, "aunque fue difícil a la vez porque a pesar de que teníamos mucho apoyo virtual de personas reales, los más importantes no nos reconocían. La mayoría de los medios nos ignoraban al principio, pero ahora comprendo que es genial que hayamos perseverado y crecido. Así fue como a la larga, la gente empezó a conocernos".

Los fanáticos se trepaban a su camioneta en Méjico para rodearlos y robarle los anteojos a Kev. Manadas de fanáticos los perseguían por las calles de Tokio. Hermosas chicas en bikinis y surfistas clamaban por ellos en California. A través de Jimmy Fallon, comenzaron a conseguir pases VIP que los conducían directamente a las listas de radio más exitosas y en los pocos días libres que se tomaban, al prender la televisión, oían su música. "Tourist History" alcanzó ser disco de platino - Two Door Cinema Club fue declarada la encarnación del éxito milenario del pop, con su nuevo sonido pop alternativo y como modelo en la industria para la generación de la información. ¡Qué tremendo viaje!

El problema viene cuando aparece el mareo, y el viaje no se detiene.

En sus inusuales vacaciones de seis semanas durante el 2011, los integrantes de Two Door Cinema Club se refugiaron en una casa en Glasgow para componer su segundo álbum "Beacon", que grabaron con Jacknife Lee (U2, REM, Bloc Party) en su estudio ubicado en Topanga, Los Angeles. Una melodía madura y una gran consolidación de su sonido, mezclando ritmos de New Order y sonidos sintetizadores de M83, que los llevó vertiginosamente a la cima como los Número Dos y que fortaleció el fenómeno que los estaba popularizando alrededor de todo el mundo.

"Después de los dos álbumes que hicimos, el éxito prácticamente nos perseguía", explica Alex. "Tal vez hacíamos una gira por el Reino Unido y no pasaba nada importante, luego nos íbamos por un par de meses y algo grande ocurría. De la misma manera, girábamos por América cuando no ocurría nada importante, y cuando nos íbamos, algo grande ocurría. Todavía no logramos estar en el momento en el que ocurre la magia."

"Es como si plantáramos muchas semillas en los lugares que visitamos y éstas crecieran cuando ya no estamos allí para presenciarlo" dice Sam.

Alcanzaron su verdadero éxito en el Alexandra Palace de Londres. "Ally Pally fue fenomenal", recuerda Alex. "Yo dudaba mucho de que podíamos hacer algo así. Eran diez u once mil personas, y eso incluso en una ciudad grande como Londres, no parecía estar a nuestro alcance. Hoy en día tengo una relación más sana con el éxito, pero estuve muy confundido en cuanto a definir dónde estábamos parados de acuerdo a las expectativas que tenía la gente de nosotros como banda y eso me hizo sentir muy inseguro por un largo tiempo. Entonces, subirme a un escenario en Ally Pally frente a un público tan numeroso y ver cómo cada una de las diez mil personas cantaban junto a nosotros casi cada canción que tocábamos fue una experiencia increíble y muy emocionante para mí."

Pero entre las historias autobiográficas de su vida durante las giras - "Pyramid" se refería a un ritual alucinógeno del que habían participado en Méjico, "Handshake" se trataba de la vez que un vagabundo intentó apuñalar a Alex en un parque de Londres con una botella rota- en "Beacon" se podía entrever un quiebre. La añoranza a su casa, a los seres queridos que habían dejado atrás, el insomnio, y los sueños delirantes, inspiraron los temas "Next Year", "Sleep Alone", y "Someday" y el título del álbum reflejaba cómo la banda estaba lentamente consumiendo sus vidas. Estaban, de hecho, cegados por el faro que era Two Door Cinema Club.

"Nos esforzamos mucho durante demasiado tiempo", dice Alex. "Tuvimos varias oportunidades de frenar un poco durante los seis o más años, pero no quisimos parar. Seguimos de gira durante un par de años más y luego hicimos un nuevo disco durante otra gira, entrabamos y salíamos del estudio de grabación después de participar en festivales, y luego seguimos viajando en giras durante otros dos años más. Nuevamente, hicimos un segundo álbum mientras estábamos de gira y una vez finalizado, seguimos de viajando durante dos o tres años más. Eso no es sano para nadie. Nos definíamos como la banda y nada más que eso. Ese es el punto más importante de la vida, para la mayoría de las personas, cuando te sales al mundo y conoces personas y descubres tus valores, tus verdaderos intereses; formas tus opiniones sobre las diferentes cosas que vas conociendo. Como seguramente todos saben, desde afuera mostramos ser personas muy diferentes y estábamos constantemente con miedo de desviarnos de la idea de quiénes éramos realmente nosotros y la banda".

"Si te imaginas que hay tres Steve Jobs", agrega Sam, "todos con la misma pasión por la compañía, que significa todo para cada uno, porque implica todo lo que hacen, pero si cada uno intenta manejarla de distinta manera, no podrá satisfacer a todos."

"Creo que en el pasado hicimos música, pero ya casi desde el segundo álbum, hicimos música que no queríamos necesariamente hacer", dice Kevin. "No sentíamos "oh sí, qué ganas de grabar un disco nuevo", sino que sentíamos algo más parecido a "debemos hacer un disco nuevo, aprovechar el impulso". Era como una conversación de negocios, cuando no se supone que debe ser así."

Asique, después de dos años de gira con "Beacon" concluida en un show de entradas agotadas en el Estadio O2 de Londres en diciembre del año 2013 y luego de que su participación en el festival Latitude 2014 se cancele porque Alex había sido hospitalizado por úlceras en el estómago a causa de estrés, la banda- que había firmado con el sello discográfico Parlophone en el año 2013 - decidió tomar un largo descanso para que cada uno se tome un tiempo a solas, y para quitar el foco de la banda por un tiempo y las tensiones dentro de ésta, para enfrentarse a sus propios demonios y trabajar en quiénes eran realmente fuera de Two Door Cinema Club. Alex se mudó a Portland en Oregon y, luego de un periodo de aislamiento problemático, comenzó a explorar otras salidas creativas como la escritura y la fotografía - viajó alrededor de los Estados Unidos en un auto Mustang con un amigo fotógrafo para realizar una exhibición llamada Mustang Margaritas - y desarrolló un interés en filosofías orientales y meditación. Kevin se mudó a Los Ángeles para dominar sus problemas de ansiedad y Sam se instaló en Londres, se casó y disfruto de la vida quedándose en su casa. Cuando se reunieron a mediados del año 2015, todas las tensiones habían desaparecido y se habían liberado finalmente de todas las obligaciones contractuales que los habían sofocado (obviamente ahora estamos haciendo esto solamente porque queremos, lo cual se siente muy bien, y no como un "deber", dice Sam), Two Door Cinema Club encontró una nueva forma de volver a crear. En gran parte, a través del correo electrónico.

"Nos dimos cuenta, por alguna razón, que en ese momento no iba a funcionar estando los tres reunidos en una sala intentando componer una canción", explica Kevin. "En el pasado, habíamos intentado varias veces hacer esto, y nos sentíamos culpables por volver a hacer nuevamente eso que tanto nos frustraba. Entonces hicimos gran parte del trabajo a través del correo electrónico, lo cual fue genial. Cada uno tenía la ventaja de pensar `no estoy en la misma habitación, puedo mandar un correo electrónico, cerrar mi computadora, tirar la bomba, y salir`."

Durante cinco meses la banda armó de a poco su tercer disco desde sus casas particulares. "Compartíamos y comentábamos lo que cada uno hacía, lo que nos gustaba y lo que no nos gustaba", dice Alex. "Tirábamos nuestras ideas sobre las de los otros y rápidamente, cuando nos reunimos en el estudio de grabación, (junto a Jacknife Lee en Los Ángeles nuevamente) lo logramos". Fue tan rápido, y orgánico y ocurrió de manera muy natural. Habíamos esperado el momento correcto, y ciertamente éste era el momento correcto. No tuvimos que pensarlo demasiado, no había ansiedad, no había cohibición, fue una grabación en la que seguimos fácilmente el hilo de nuestras ideas, de esta manera lo comenzamos y lo compusimos hasta el final."

Frente al nuevo desafío de incorporar una amplia variedad de estilos e influencias, yendo más allá del sonido tradicional de Two Door Cinema Club para incorporar el pop moderno y neo soul de Prince, Madonna, McCartney, Chic y Krautrock, "Gameshow" es por lejos su disco más bailable y cautivador hasta al momento. "Bad Decisions" "Ordinary" y "Are We Ready? (Wreck)", su primer sencillo future funk, tratan la inquietud de Alex con respecto a la vida moderna, lo que él llama "la generación de información" y la presión de la sociedad para comprometerse con la vorágine virtual que nos quema el cerebro.

"Descubrí este término alemán `weltschmertzm` que significa sentirse ajeno al mundo que te rodea" dice Alex. "El hecho de que es un término totalmente inventado y que se relaciona a tantas personas que han existido y que existen, me hizo sentir que estaba bien no existir en el mismo nivel que todos los demás, que estaba bien sentirse cómodo haciendo lo que a uno le gusta. "Are We Ready? (Wreck)" era realmente yo… sin atacar al mundo que me rodea, sino señalando por qué no lo logro comprender y porqué no encajo en él".

Nuevamente, señala este sentimiento de no pertenencia en "Je Viens De La", una canción inspirada por una película de ciencia ficción francesa del año 1960 filmada en fotogramas estáticos "como una presentación de dispositivas sobre viajes en el tiempo", y "Game Show" refleja la superficialidad de los juegos de la industria musical que tuvieron que jugar, "el mundo en el que estábamos inmersos, y lo que la gente esperaba de nosotros, la diferencia entre la vida que estábamos viviendo, la que queríamos vivir, y la que el mundo esperaba que vivamos. Por momentos se sintió realmente como un programa de juegos, inconstante, irreal, fugaz, sintiéndonos incapaces de comprenderlo." Sin embargo, Alex disfrutó de sumergirse en el mundo pop para componer "Game Show", ya que así pudo componer el exitoso neo R&B pop "Lavender". ¿Cómo se siente la banda con respecto a la incorporación de elementos del pop? "Yo me siento muy bien con respecto a eso", dice Alex. "No estamos incorporando el pop que suena ahora en un sentido melódico ni estructural. En cuanto al sonido, nos fuimos para el lado opuesto y comenzamos a experimentar muchas otras cosas, utilizando muestras y más electrónica. Las dos mayores inspiraciones para crear este disco fueron, al menos para mí, Bowie y Prince. Ambos pioneros del estilo, pudieron hacer lo que se les dio la gana. Realmente traspasaron la línea entre el pop delirante y un grado totalmente avanzado de locura. La muerte de Bowie me marcó de muchas maneras, habíamos perdido a un grande y de pronto me di cuenta de que ya nadie estaba traspasando ese límite, así que pensé que tal vez nosotros podríamos hacerlo. No nos hemos ni acercado a la grandeza de Bowie todavía, pero éste ciertamente puede ser un paso para comenzar a intentarlo. No debería haber una fórmula para hacer música pop, aunque hoy en día, existe. Pero uno puede hacer lo que quiere. Manteniendo esa debilidad por el pop, si está dentro de uno - y justo nosotros hemos crecido con la mejor música pop- puedes componer esas enormes melodías manteniendo la letra un poco más oscura. Ese tiro y afloje, la hace mucho más interesante".

En su relanzamiento con tres espectáculos en Irlanda disfrazados de su propia banda cover Tudor Cinema Club y una serie de fechas eufóricas en Méjico, Two Doors Cinema Club regresó con una creatividad encendida y un nuevo y centrado sentido de propósito. Pasaron por luchas. Pasaron por inercias. Ahora llegó el momento de ponerse en acción.