Years & Years

Detalles

Added By

47 Fans

Bio

Los cinco años entre la concepción y la terminación del álbum debut de Years and Years, Communion, fueron de gran crecimiento para el líder de la banda, Olly Alexander. En gran parte, por el hecho casi inimaginable de experimentar el éxito desmedido en primera persona. ‘Cuando lanzamos nuestro primer disco yo tenía 23 años’, aclara Olly. Éste año cumplirá 28. ‘Descubrí muchas cosas de mí en este último tiempo’. Con el álbum Communion, Years and Years generó un impacto revolucionarlo en la música pop. Trazó el camino de la búsqueda del tesoro del pop, que atrajo a un grupo leal de hermanos y hermanas para quienes Olly es algo más que admirable cuando brilla sobre el escenario. Es un amigo.

‘Durante tres años, estuve viajando por del mundo y viví todo tipo de experiencias delirantes’, continúa. Fue todo muy repentino para Olly. ‘La verdad es que nunca imaginé que podría pasar algo así o que la gente respondería de esta forma ante un artista gay’. Cuando a fines del 2016 la banda decidió tomarse un descanso de las giras de Communion, Olly se replanteó más profundamente cuál era su objetivo. ‘Lo que yo creía en cuanto al alcance de mi música, cambió radicalmente’.

En sus primeros shows, Olly solía saltar al vacío, dejar la vida en el escenario y creer que tal vez haya un lugar reservado para ellos allá arriba. ‘Cada vez que salía a tocar, sentía un poco de miedo’, confiesa. Desde el escenario, uno solo puede hacer suposiciones. ‘Yo solía estar nervioso, me costó mucho soltar las malas experiencias que tuve que atravesar en el colegio por mi homosexualidad. Siempre estaba alerta, a la defensiva de quienes me querían lastimar o derribar’.

A pesar del miedo, dejaba su vida allá arriba. ‘Subir al escenario, de alguna manera, es como ponerme una armadura. Ahora sí, apláudanme. Miren lo que puedo hacer’. Tras publicar el primer álbum, le costó mucho empezar a creer lo que estaba sucediendo. ‘Comencé a sentir un cambio cuando empecé a ver a tantos chicos gays en la primera fila. Se notaba que lo estaban disfrutando muchísimo, era una oportunidad también para conocerse y hacerse amigos. Nunca había visto algo así hasta que me convertí en el cantante de Years and Years’.
Este verano, Years and Years planea lanzar su segundo álbum tan esperado. Finalmente, Olly podrá expresar toda la energía creativa que descubrió este último tiempo. Y desde esta primera etapa, parece que rebalsa de éxitos trascendentales; da un salto desde los trazos que dejó el majestuoso pop casero de Communion hasta alcanzar una especie de magia cristalina que alguna vez corrió por las manos de los Jackson.

A lo largo de su carrera, Years and Years se posicionó como una banda referente en el ambiente musical, intuitivamente relacionados al gran pop clásico de Gran Bretaña. Se han presentado valientemente en estadios internacionales junto a estrellas del alcance de Drake, The Weeknd y Rihanna, entre otros.
Si logran ver una sombra misteriosa en el pomposo primer single, Sanctify, es el Olly de 13 años enloqueciendo en su habitación con el tema Slave 4 U de Britney Spears, el tema repite en su adultez esa experiencia tan excitante. ‘Básicamente’, explica, ‘cada vez que ingreso al estudio de grabación pienso “¿Qué haría Britney o Christina en su época dorada?” Quiero hacer melodías así de irresistibles. Eran inmensas cuando yo tenía 12, 13 años. Estaba realmente obsesionado con todo lo que hacían, aunque sentía que no podía estar abiertamente obsesionado con ellas, por ser varón. Las amaba a escondidas'.

Afortunadamente, las cosas cambiaron. Olly Alexander sabe que este es el momento indicado para devolver toda la confianza que le transmitió tanto su banda como su público fiel. Llegó la hora de que el flautista de Hamelín vuelva a guiarlos con su música, una vez más. ‘Lo que más disfruto de formar parte de esta banda, es que me permiten vivir en una fantasía. En esta banda, cualquier cosa puede suceder, todos son bienvenidos y todos se sienten seguros. Ese es el trato. Entonces, ¿por qué cambiaría algo?’.

Desde que Olly se sintió realmente conmovido por la comunión entre lo que sucede arriba del escenario y lo que sucede en el público, el mundo también atravesó muchos cambios. Por un lado, el evidente vandalismo político parece validar los sistemas draconianos que creíamos extintos. Aunque, por otro lado, se puede destacar que hubo un cambio de mentalidad, se impuso un pensamiento más fresco, más joven que está dejando atrás las antiguas ideas en cuanto a la sexualidad, el género y la identidad.

Desde su lugar central en Years and Years, donde las minorías son mayoría, Olly lo vivió en primera persona. ‘Wow, hay una gran comunidad allá afuera,’ explica Olly, ‘que se quiere ayudar mutuamente y que quiere compartir el sentimiento de confianza y seguridad que se generó entre ellos. Me alegra particularmente por los más jóvenes, esto me abrió los ojos y me ayudó a recuperar la fe en la humanidad. Ellos van a crecer y van a poder enseñarle al mundo entero que está BIEN ser como uno es. Verlos a ellos me hizo sentir que tenía que fortalecerme y estar a su disposición para lo que necesiten. Estoy eternamente agradecido por eso.’

La reacción creativa de Olly respecto a este tema, fue volcar todos estos pensamientos en el mundo de Years and Years. ‘Es parte de lo que soy como artista. No puedo solo cantar. Intento mover todos mis músculos creativos para lograr algo realmente genuino’. La aventura que comenzó el trío con Communion tomo un camino significativo por segunda vez. `En respuesta al mundo que nos rodea, yo personalmente quiero crear un mundo nuevo y poder cantar en él aunque sea solo por un minuto, no me importa si es algo posible solo en mi cabeza´.

Palo Santo es un universo paralelo que imaginó el cantante. ‘Un lugar donde puede existir mi verdadero yo, sin estar atado a cuestiones de género o sexualidad. Puedo crear mi propio mundo donde no existan tales cosas, donde cualquiera puede ser de cualquier género o sexualidad que quiera’. En este universo paralelo fascinante, a años luz de la realidad actual, se describe una utopía que se revelará a través de los videos, las narraciones online y por supuesto, en cada palabra que oirán en los shows de Years and Years.

‘El álbum lo fuimos armando en base a distintas ideas que fui recopilando acerca de la banda y de mi persona,’ dice Olly, con un entusiasmo embriagador que invita al público a sumarse a esta aventura desconocida. ‘Sentí que crear ese espacio y jugar en él sería algo positivo. Tiene una mezcla de todas mis cosas preferidas: ciencia ficción, espiritualismo, identidad y espectáculo’.
Si todo esto parece un poco fuera de lo común para un niño tímido que encontró confianza en medio de un escenario, es porque realmente es fuera de lo común. Palo Santo buscar ir más allá, en cada sentido de la frase. ‘Pensé, ¿por qué no apuntar lo más alto posible? Solo tenemos una vida, una sola oportunidad. Ahora que la idea se materializó, no puedo creer hasta dónde llegamos’.

Olly Alexander comprende más que nadie la responsabilidad que recae sobre él, tanto por tener un público que se aferra a cada palabra que sale de su boca como por lo que le pueda transmitir a cualquier persona que lo oiga aunque sea solo por treinta segundos en la radio. ‘Me siento muy afortunado de estar en un lugar donde puedo hacer todo esto, pero donde además siento la libertad para hacerlo. Tengo la confianza y el apoyo suficiente para hacerlo. Tenía que hacer algo que realmente me conmueva y que me haga sentir realizado artísticamente. Sólo imaginar cómo se vería, sentiría y oiría este mundo, es muy emocionante’.

La confianza que impulsa el vuelo del nuevo álbum de Years and Years, la fantasía que refleja Palo Santo tiene que ver con la perspectiva de Olly, quien cree que estamos en una encrucijada moral complicada, entre la izquierda y la derecha, lo antiguo y lo nuevo, la hipocresía y la verdad, el bien y el mal. La música pop toma las riendas y nos introduce en un mundo lejos de este mundo terrestre, y nos invita a reflexionar acerca de todas estas cuestiones dese afuera. Una vez más, presenta al pop como el futuro, y ofrece soluciones para cuando el mundo nos da la espalda. Básicamente, responde a una fuerza sobrenatural, una inspiración personal. ‘Ya no le tengo miedo a lo que los demás piensen de mí’, confiesa Olly Alexander.